3/6/15

Bad Reichenhall: termas, salud, ¡y sal!

¡Saludos viajeros!
Aprovechando que hace poco fue nuestro primer aniversario, hicimos un bonito viaje por la región de los Alpes bávaros, en Alemania. Este viaje ha dado para bastante, por lo que voy a dividirlo en varias partes que iré actualizando. En esta primera etapa del viaje, os mostraré la bella ciudad de Bad Reichenhall, conocida por su maravilloso entorno natural, su reconocida fábrica de sal y las conocidas termas. ¿Os venís conmigo?




¿Dónde está?

 Bad Reichenhall está situada casi en la frontera con Austria, a algo más de 20 km de Salzburgo, en el sudeste de Alemania, a menos de 150km de Munich. Por ello, es muy recomendable pasarse por aquí si estáis de camino a visitar cualquiera de estas dos conocidas ciudades. Reservar un hotel para al menos una noche es una buena idea, ya que en los alrededores de la ciudad podremos ver interesantes lugares como Obersalzberg (donde se ubica el famoso Nido del Águila) o Berchstesgaden, con sus conocidas minas de sal  (de todos estos lugares os hablaré en futuros posts).

 Alojamiento

Aunque no suelo mencionar hoteles, en esta ocasión me permito recomendaros en el que nos hospedamos, el maravilloso hotel Garni Gablerhof. Situado a las afueras de la ciudad, a escasos kilómetros, y en un paraje incomparable podremos disfrutar de la enorme tranquilidad que aquí se respira. Además, la amabilidad de su personal y la posibilidad de tomar un sabroso desayuno en el exterior nos ayudarán a comenzar el día llenos de energía.


Vistas desde la habitación del hotel Garni Gablerhof.

En toda esta región, dominada por los Alpes, dispondremos de todo tipo de ocio rural: esta zona es ideal para excursiones en bicicleta, senderismo, caminos de montaña etc. en definitiva, un lugar donde desconectar del estrés y el bullicio de la ciudad y olvidarnos del estrés y respirar aire puro. Además, los alrededores de la ciudad (y del hotel) cuentan con diversos lagos y bosques entre los impresionantes picos alpinos.

Vista del Hotel Garni Gablerhof

Paseando por el centro de Bad Reichenhall

Una vez lleguemos a Bad Reichenhall, podremos disfrutar de la típica ciudad pequeña bávara: calles peatonales, edificios con fachadas de diversos colores, tiendas (tanto conocidas como de comercio local) entremezclado con edificios históricos o iglesias de diversas confesiones (en Baviera, la mayoría es católica, aunque es frecuente encontrar en las diversas localidades bávaras también iglesias evangélicas o protestantes, confesiones muy extendidas también en otras regiones alemanas).

 
Iglesia evangélica, Bad Reichehall.


Iglesia de St. Nicholaus, vista trasera (Bad Reichenhall).


 Monasterio de St. Zeno, Bad Reichenhall.

En nuestro paseo por el centro de la ciudad notaremos la presencia del archiconocido músico Wolfgang Amadeus Mozart, debido a que el genial compositor nació en la cercana ciudad austriaca de Salzburgo y que visitó de manera frecuente la ciudad de Bad Reichenhall. Debido a ello, no sólo encontraremos estatuas en honor a Mozart, sino también tiendas donde se vendes sus productos típicos (el más conocido las bolas de chocolate y pistacho cuyo envoltorio lleva el retrato del famoso músico).

Escaparate de tienda típica de productos de Mozart...


... Y monumento en honor a Mozart, con orquesta tocando justo enfrente de la tienda. 

 Bad Reichenhall: ciudad de salud

Esta ciudad y toda la región alrededor está muy ligada la salud que aporta la presencia de aguas termales, ricas en diversos minerales, y a sus conocidas minas y fábrica de sal. Debido a ello, entre los edificios e instalaciones que encontraremos en la ciudad nos sorprenderá encontrar numerosas clínicas de todo tipo y mucha gente mayor paseando por su calles y parques, lugares especialmente indicados para recuperase o combatir ciertas enfermedades o los achaques producidos por la edad.


Kurhaus o casa de las curas, Bad Reichenhall.

 Parte alta de la ciudad, Bad Reichenhall.

La ciudad es extremadamente tranquila, y si normalmente en Alemania nos sorprende la ausencia de ruidos y el tono de voz bajo empleado por los viandantes aquí nos llamará la atención de manera particular. 

 Bad Reichenhall, plaza del Ayuntamiento (Rathausplatz)
 Otra vista desde la plaza del Ayuntamiento (Rathausplatz)

Termas Rupertus: salud y bienestar

Otro de los atractivos de Bad Reichenhall, que acompaña a su fama por el cuidado de la salud, son las conocidas Rupertus Therme (termas Rupertus), un spa familiar, de los que solemos encontrar en Alemania y en otros países del entorno. Nota importante para los que vengáis a Alemania: si os preguntan si queréis con o sin sauna, el significado de ésto no es como el que tenemos en español. Sauna significa acceso a la zona nudista (algo muy frecuente en el país teutón). Así que para evitar que os acaben cobrando algo más (siempre es un poco más caro que la entrada normal) y que os sorprendáis siendo los únicos "vestidos" en la zona de sauna, ¡recordad este consejo! (o tenedlo en cuenta si deseáis acceder a la zona nudista, por supuesto).

Acceso al Spa "Rupertus Therme". ¡A relajarse!

Si os alojáis en algún hotel, podréis obetener un precio especial algo rebajado para acceder a las termas. En nuestro caso, fueron 13 € por persona un acceso de 4 horas al recinto, con diversas piscinas, tanto de agua dulce como de agua salada.

Aparte de relajarnos estaremos contemplando unas vistas increíbles.


 
Como suele ser habitual en este tipo de lugares que ya hemos visitado en Alemania, las piscinas también cuentan con zona exterior, donde podremos disfrutar de un agua a temperatura muy agradable (más de 30 grados) incluso en invierno, donde la temperatura exterior puede ser muy baja, dando una sensación especialmente placentera.

Vista desde la segunda planta, con la piscina exterior.

La ciudad de la sal

Históricamente, pocos materiales, especialmente usados para la alimentación, han sido más importantes que la sal: denominado por algunos "oro blanco". Tanto es así que de ahí viene la palabra "salario", que relacionamos con la recompensa por nuestro sueldo. Este importante elemento en la nutrición de los seres humanos de todas las culturas del mundo, es la mayor seña de identidad de Bad Reichenhall: no obstante, la marca de sal Bad Reichenhaller es la más conocida de Alemania, y que encontramos en todos los super mercados del país.

 Instalaciones de la antigua salina.

Esta sal procede de una mina de sal cercana, situada a unos 20km de la ciudad, y que es procesada y envasada en Bad Reichenhall. Además, podemos visitar el museo de la sal y la antigua salina, instalaciones donde, además de ver la antigua maquinaria usada en el proceso tendremos a nuestra disposición todo tipo de productos relacionados con la sal, tanto a nivel alimentario como de productos de belleza (peeling, sales de baño, exfoliantes etc.). Nosotros no pudimos resistirnos, así que compramos algunas de las sales "premium", y he de decir que el sabor que aportan a la comida es espectacular.


Antigua salina y museo de la sal, Bad Reichenhall.

Gastronomía

Como ya sabéis, no me gusta acabar estos posts sin mostraros algo de la gastronomía local. En este caso, la comida no varía mucho a la que podemos encontrar en cualquier otro lugar en Baviera: schnitzel (filete de cerdo o ternera empanado), salchichas, gulasch o ensalada de patata (Kartoffelsalat), que nos ayudarán a recuperar fuerzas. También podréis encontrar todo tipo de restaurantes de comida internacional, especialmente italianos, muy numerosos también en Alemania. Por último, una de mis cosas favoritas de Alemania es que cada pueblo o ciudad pequeña cuenta con su propia cerveza, hay numerosas fábricas/cervecerías. Aquí os dejo una muestra de la cerveza local de Bad Reichenhall, cuyo nombre (Unser Bürgerbräu) significa algo así como "nuestra cervecería del ciudadano/pueblo".

 ¡Una cerveza "Helles" bien fresquita!

Y esto es todo por hoy, en los próximos posts os contaré algo más sobre las minas de sal (que tuvimos la suerte de visitar) o el famoso nido del águila, impresionante vivienda que el partido nazi regaló a Hitler por su 50 cumpleaños situada en la cima de una montaña en esta región a más de 1800m de altura.

¡Hasta la próxima!

El viajero

13 comentarios:

  1. Muy bonito ese hotel.El paseo es estupendo y la ciudad de la sal curiosa.Un posible destino para una escapada.Nuevamente feliz aniversario!
    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
  2. Preciosooo todoo ! Yo ya he estado en esa zona aunque muy pocas horas pero los paisajes son insuperables no descarto volver por supuesto! Y conocer todo esto que hoy nos has enseñado en el post. Que paseis un feliz dia

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito! El paisaje me parece impresionante y las piscinas del hotel - chulísimas.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué sitio tan bonito! Desde luego ideal para celebrar un aniversario. Un besote

    ResponderEliminar
  5. El spa es una maravilla, y encima con esas vistas, y muy barato, esta genial este lugar, me ha gustado mucho.

    Un besito preciosa

    ResponderEliminar
  6. que pasada......... es precioso!!! :) unbeso guapa!
    Por cierto, estoy de sorteo, por si quieres pasarte y participar.
    Krysstina
    Littlemermaidk.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito lugar !!
    Me han encantado las fotos con tanto verdor !!
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Qué vistas! Sentarse ahí y contemplar es una terapia en sí! Y que lugar con tantas posibilidades! Saludos!

    ResponderEliminar
  9. el sitio es precioso ,,, tienen unas vistas muy buena para fotografiar

    ResponderEliminar
  10. Qué maravilla de lugar, qué ganas me han entrado de pegarme allí un fin de semana de relax.
    Besos!

    ResponderEliminar

Diseño por Lovestyle Comunicacion Copyright © 2015 Beauty Blog by Susana