24/5/19

Reflexiones de belleza


¡Buenos días bellezas!
¿Qué tal estáis? ¿Cómo ha ido la semana? ¡Ya se acaba! Todos teníamos muchas ganas, ¿verdad?
Hace tiempo que quería haceros en Beauty Blog by Susana este post, contándoos una cosa bastante personal sobre la belleza, cosmética y todo lo que tiene que ver con este mundo beauty.
No hago más preámbulos y os cuento mi "historia".
Os pongo en situación, yo soy esteticista profesional desde hace casi 15 años y he trabajado siempre rodeada de cosmética, maquillaje, aceites, etc. Pero un día, viviendo en Alemania, recibí un mail para colaborar con una marca de maquillaje orgánico y en ese vídeo estaba el famoso vídeo de los tóxicos en los cosméticos y la verdad, me cambió bastante la mentalidad, me informé bastante sobre los ingredientes, la cosmética natural, bio y ecológica y empecé a usar sólo ese tipo de productos. Pero, claro, como profesional, no puedes "obligar" ni hacer de menos otros productos de cosmética convencional y yo había entrado en una dinámica que si una amiga me decía que se había comprado el último labial de L'Oreal, por ejemplo, me salía decirle todo lo "malo" que llevaba ese labial, algo que tardé en darme cuenta pero cuando me di, pensé, esto no puede ser, hay miles de productos, y puede que tienda a usar casi siempre productos más naturales pero no por ello dejo de usar el producto que me apetezca en cada momento, que a veces va por rachas o épocas.
Imaginaos, que por un lado miro los ingredientes en una crema para que sea lo más "natural" posible y por otro, estoy realizando una cavitación en cabina, "implosionando adipocitos", pues eso muy natural no es, ¿no os parece? Y en eso creo enormemente, en la eficacia y los avances tecnológicos, así que era bastante incoherente la cosa o al menos eso me parecía.
No nos olvidemos que nada que sale el mercado es directamente dañino, sino no se podría comercializar, aunque ya todos sabemos que hay cosas que mejor no usar mucho o no abusar, tampoco es "bueno" comerse un bollo industrial y oye a nadie le amarga un dulce de vez en cuando, y que ricos están jaja.

También, a veces, tenemos muchos productos abiertos, o almacenamos cosmética y maquillaje que se quedan en el fondo de un cajón y cuando nos queremos dar cuenta están caducados, ¡ojo con esto! Mejor reponer cuando va haciendo falta que acumular y según que productos no "pasa nada" por usarlos, como mucho que pierdan sus propiedades, pero otros, en cambio, pueden ser dañinos si lo usamos fuera de plazo y pueden causar lesiones, y hablando de lesiones...
Podemos tener lesiones en un centro de estética, lesiones con un producto en mal estado, ya sea cosmética, un aparato eléctrico, como un secador, una depiladora, una plancha del pelo, con mil cosas, ya sabéis que riesgos hay en todas partes.
Hay que saber que se pueden pedir lesiones por productos defectuosos, de forma legal, que hay ayuda para todos esos problemas que muchas veces nadie tiene "la culpa" pero que siempre hay una o varias personas afectadas y oye, hay que consultar nuestros derechos.

Con todo esto, sólo vengo a decir, que compréis y uséis los productos que os gusten, que os llamen la atención, que os apetezca probar, ya sean de un tipo u otro, porque los extremos nunca son buenos, ni de un lado ni de otro y que mientras una misma esté contenta y convencida, da igual lo que opinen los demás, porque opiniones siempre va a haber de todo tipo para todo, yo ya estoy convirtiendo esto en un estilo de vida :)

Espero que os hayan gustado mis reflexiones de belleza y me gustaría que me contarais las vuestras, anécdotas y cosas que os hayan pasado al respecto, ¡os leo!

Un besazo bellezas y feliz fin de semana.

6 comentarios:

  1. Gracias por el post aunque es algo que ya sabía y que siempre he hecho, imaginate Susana yo soy mucho mayor que la mayoría de las que escribís o leeis blogs, he tomado el sol sin precauciones, no por inconsciencia sino porque en los 80 nadie dijo que el sol fuera malo y había protectores solares y no los usabamaos, ¡al contrario! teníamos a Lancaster y su famosa crema marrón con tarro naranja para ponerte como un conguito, ja ja ja, en fin, tampoco había tanta intormación de ingredientes buenos e ingredientes malos, así que en resumidas cuentas, yo hago lo que tu dices, utilizo lo que me gusta y me compro el labial que me gusta independientemente de como esté hecho y mezclo cosas de todos los tipos, en fin, ¡hago y compro lo que me da la gana!!!... ¡como siempre he hecho! ja ja ja


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me parece la reflexión más coherente que he leído últimamente sobre este tema 👏🏻👏🏻 A mi algunas veces me gustaría usar más cosmética natural, pero luego veo novedades coreanas y también las quiero, pero veo otras novedades de otras marcas y también, jajaja 😂 vamos que me gustaría probar demasiadas cosas, así que piense que utilizaré lo que no me perjudique y no me comeré la cabeza. Además ahora me centro más en terminar lo guardado, que como bien dices se acumula y hay que tener cuidado de que no se caduque. Un besazo guapisima.

    ResponderEliminar
  3. ¡Una reflexión muy interesante! Yo soy una de las que le encantaría usar cosmética natural pero soy débil y me pierdo con las novedades, así que acabo usando lo que me apetece en cada momento. Muy sensata tu opinión. Un besote

    ResponderEliminar
  4. Me han encantado tus reflexiones. Yo también soy muy fan ahora de la cosmética eco. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me parece una reflexión genial y muy a tener en cuenta. Yo reconozco que intento buscar productos naturales pero como dice Luci las nuevas verdades me pierden, de todo un poco, saludos!

    ResponderEliminar
  6. Es un tipo de cosmética que me gusta pero también compro muchos productos que no lo son y nunca he notado nada malo.

    ResponderEliminar

Diseño por Lovestyle Comunicacion Copyright © 2015 Beauty Blog by Susana