25/2/20

Cómo llevar los bolsos en 2020 y tendencias primavera-verano

Bolso

¡Buenos días bellezas!
¿Qué tal estáis? ¿Cómo lleváis la semana? ¡Espero que no esté siendo muy dura!
Estamos tan obsesionadas por hallar la tendencia absoluta en cualquier categoría de moda que, en ocasiones, no descubrimos que más allá de un modelo concreto de bolso, lo que se lleva o se impone como tendencia es un simple gesto, el modo de usar el bolso y cómo portarlo.
En una tienda de bolsos podemos encontrar modelos para todos los gustos, pero la clave para que determinada tipología de bolso, complemento o prenda se convierta en tendencia depende más del modus operandi de llevar esos artículos y prendas que los propios artículos de moda en sí.
En este sentido, las insiders son aquellas figuras del mundo de la moda, creadoras y prescriptoras, que “imponen” cómo lucir prendas a pie de calle. En esta ocasión, centramos la atención en los bolsos, un elemento imprescindible que debe cuidarse al máximo porque complementa el outfit y puede hacer pasar de un estilismo aburrido o un tanto apagado a todo un éxito.

Los bolsos, atados en corto
Este año abundan los bolsos sujetos del asa y en la mano. No importa si el asa es larga, corta, de piel, rafia o metalizada, con asa doble o única. Lo relevante es llevar estos complementos bien atados en corto, sujetos con la mano  y no colgados a medio brazo.
Para quien quiere seguir la tendencia, esta práctica supone decir adiós momentáneamente a aquellas propuestas que por su diseño, no permiten llevarlos sujetos con una mano. Los clutch XL, las bandoleras, los shoppers o las riñoneras, por mucho éxito que hayan alcanzado estos años atrás, podrían quedarse como fondo del armario en favor de esos bolsos que sí tienen un asa para ser portados de mano en mano.
De este modo, el requisito imprescindible para que un bolso sea o no apto para llevarse sujeto con una mano es que tenga al menos un asa. Además, las prescriptoras de moda se han decantado por modelos de tamaño pequeño y con espacio reducido para albergar enseres, para que las manos no soporten tanto peso.
Formas rectangulares y estampados
A pesar de que la dinámica de usar bolsos se relaciona más con el modo de llevar este accesorio que con el diseño del mismo en sí, esto no impide que en las pasarelas se impongan tendencias o que sean las propias firmas de moda las que promocionen determinados artículos.
La geometría sigue siendo una cuestión a tener en cuenta en materia de bolsos. Desde modelos triangulares a redondos, pasando por aquellos con forma cuadrada, han tomado ya las calles de medio mundo. Pero sin duda alguna, de cara a estos meses con temperaturas más agradables que se aproximan, aparecen con fuerza los bolsos en formato caja, con formas rectangulares.
Con respecto a los colores, las pasarelas han apostado por los estampados florales, algo que no nos debe extrañar debido a la pronta llegada de la primavera. Algunas firmas importantes de moda quieren relanzar los estampados de este tipo para dejar a un lado los colores lisos, un tanto más aburridos para esta época del año.
El crochet y los materiales naturales
Si avanzamos hasta el verano, cuando ya el calor puede convertirse en sofocante, los bolsos trenzados de crochet y con aspecto ultraveraniego se convertirán en elementos imprescindibles. Eso sí, estos modelos son incompatibles con objetos muy pequeños que puedan escaparse entre los huecos del bolso.
Los materiales naturales, como el mimbre, la madera y la rafia, serán también materiales indispensables de los bolsos veraniegos. El aspecto natural y desenfadado que aportan a los estilismos es una de las claves de su éxito. Los bolsos de este tipo serán perfectos para las jornadas diurnas, reservando otros materiales para la noche.
En cualquier caso, un aspecto a cuidar es el modo de llevar el bolso, siempre atado en corto y sosteniendo el asa. Con respecto a esta, ganan protagonismo las elaboradas a partir de bambú, ya que ofrecen un aspecto casual a los formatos más formales.

Ya vemos que, más que apostar por un tipo concreto de bolsos, la clave radica en saber llevarlo y, a partir de ahí, escoger modelos que se adapten del modo más completo tanto al outfit general como al evento al que se acuda, y por supuesto a la identidad personal.
¿Qué opináis? ¿Cómo os decidís por un bolso u otro?

7 comentarios:

  1. Para el día a día cuando voy al trabajo siempre suelo optar por un bolso grande porque llevo varias cosas. Para otras ocasiones depende también de la ropa que lleve. Besos

    ResponderEliminar
  2. Ohhh menudo vicio tenemos con los bolsos

    ResponderEliminar
  3. Depende de donde voy ... a veces grande y para salir más pequeñitos

    ResponderEliminar
  4. Yo soy la loca de los bolsos, voy cambiando mucho! Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Tengo de varios tamaños,depende de lo que vaya a hacer pongo uno u otro.

    ResponderEliminar

Diseño por Lovestyle Comunicacion Copyright © 2015 Beauty Blog by Susana