25/2/15

El Viajero: Múnich

¡Saludos Viajeros!

Como os prometí en nuestro último viaje, en el que visitamos la monumental ciudad de Ávila (puedes revivir esta visita aquí) hoy nos adentramos en una de las ciudades más importantes de Alemania, y la más importante de la rica región de Baviera: Múnich (en alemán München).

A esta ciudad a los pies del río Isar le tengo un especial cariño, puesto que desde hace algo más de 6 meses es el lugar en el que vivo, con todo lo que ello conlleva. Por otra parte, al vivir aquí podría escribir un post interminable, así que intentaré centrarme hoy en el centro de la ciudad y los sitios más típicos que no os podéis perder si os animáis a visitar la ciudad. ¿me acompañáis?


Vista de Marienplatz y la catedral de Frauenkirche desde la torre de la iglesia de Alte Peter.




La ciudad
Munich es la tercera ciudad más grande de Alemania (tras Hamburgo y Berlín), con alrededor de 1,5 millones de habitantes. Esta situada en el sureste del país, muy cerca de la frontera con Austria y, por tanto, de los Alpes. El nombre de la ciudad proviene del alemán antiguo, y su significado sería algo así como "en el lugar de los monjes". Esto es debido a que la ciudad fue fundada por una congregación de monjes benedictinos, influencia que perdura hasta hoy, como podemos ver en el escudo de la ciudad. Mencionar también que, al igual que Viena, Munich está considerada una de las ciudades con mayor calidad de vida del mundo, por su limpieza, seguridad, servicios y oferta educativa y cultural.

Imagen del escudo de la ciudad de Múnich.

Visitando la ciudad
Múnich es una de las ciudades más prósperas de Alemania y de Europa, con una renta per capita muy alta, y por tanto con un nivel de vida algo alto, especialmente si queremos alquilar un piso (¡toda una aventura y mucho más complicado de lo que podría parecer!). Es por ello que para empezar, si venís aquí os recomiendo que para moveros aprovechéis las ofertas que hay para el transporte público, de otro modo tremendamente caro. Las mejores opciones son los tickets multi-viajero para uno o tres días o el famoso "Bayernticket", con el que podremos viajar por un precio más que asequible por toda la región. De este modo, todo estará a nuestro alcance con la extensa red de transporte público.

Para iniciar nuestra visita, no podemos dejar de ir al centro neurálgico de la ciudad, Marienplatz. Aquí convergen las principales calles del centro de la ciudad, los mejores lugares para comprar o comer y la famosísima catedral Frauenkirche, símbolo único de la ciudad.

Vista de Marienplatz, siempre atestada de turistas.

El imponente edificio que vemos en la imagen es el Altes Rathaus, o ayuntamiento antiguo, uno de los edificios más simbólicos de la ciudad. Cada día a las 11 (y también a las 12 y a las 5 de la tarde) podremos ver y escuchar su carillón, a la vez que escucharemos las melodías de sus campanas, veremos a diversas figuras moverse, relatando ciertas historias antiguas y que durará unos 15 minutos (atracción que encanta a los turistas que siempre copan esta bonita plaza).

Espectacular vista de Frauenkirche, desde la torre de la iglesia de Alte Peter.

En el caso de la catedral, es curioso señalar que ningún edificio de la ciudad puede superar la altura de las torres de la misma, de manera que desde cualquier punto Munich se pueda divisar este simbólico templo.

Vista de la catedral desde una de las calles aledañas.

La otra historia singular sobre esta iglesia, es la presencia de la conocida "Huella del diablo", una pisada que encontraremos en su interior y sobre la que circulan diversas leyendas que asegurarían que dicha pisada pertenece al maligno (curioso, ¿verdad?).

La huella del diablo en el interior de la catedral. Si tu pie encaja exactamente ahí, ¡tal vez debas preocuparte!

Viktualienmarkt, Karlsplatz y Residenz
En nuestro paseo a pie por el centro de la ciudad, podremos recorrer sin dificultad las calles comerciales que parten desde Marienplatz y que llegan hasta la plaza de Karlsplatz. En los alrededores encontraremos numerosos comercios y restaurantes, siempre con mucho ambiente (algo no tan habitual en este país). En el mercado de Viktualienmarkt podremos encontrar numerosos puestos donde comprar, especialmente comida y productos "especiales" (a un precio bastante elevado, eso sí), como por ejemplo el tan ansiado pescado fresco del que adolecen los supermercados alemanes. Además, podremos subir a la torre de la iglesia Alte Peter, y contemplar desde lo alto de la misma una panorámica de la ciudad envidiable (tenéis dos ejemplos en imágenes más arriba).

Plaza de Karlsplatz, otro de los puntos neurálgicos de la ciudad.
En la dirección opuesta, podremos dirigirnos hacia Odeonsplatz, llegando a la  la bonita zona de Residenz. En este lugar se concentran numerosos edificios que fueron la residencia de los reyes de Baviera antiguamente (y que actualmente alojan distintos museos y teatros, como la Stadtoper u ópera de Munich). Para los más afortunados que se lo puedan permitir, podréis pasear por Maximilanstraße, donde encontraremos todas las tiendas de lujo imaginables (¡y a no pocos clientes en ellas!).
Plaza en los alrededores de Residenz. Al fondo, Stadtoper y Maximilianstraße.

¡La tierra de la cerveza!
Si por algo es mundialmente conocida la ciudad de Munich, es por su maravillosa cerveza (destacando el Oktoberfest, que atrae cada año a millones de personas). No podéis pasar por esta ciudad sin hacer dos cosas relacionadas con el codiciado líquido dorado: visitar la cervecería más famosa del mundo (Hofbräuhaus) y parar en algún restaurante de la cervecería Augustiner. Esta marca de cerveza sólo se puede encontrar en Alemania, y aparte de ser (en mi opinión) la mejor de todas, es la más antigua (desde 1328) y no hace publicidad ni exporta fuera de Alemania.

¿No os apetece una Augustiner?
En cuanto a la famosa cervecería Hofbräuhaus, es una parada obligatoria, siempre llena hasta la bandera y con un gran ambiente. Encontrar sitio no siempre es fácil, pero merecerá la pena (aparte de ser un sitio bastante barato en comparación con otros y donde podremos comer razonablemente bien platos típicos bávaros). Aparte de por su antigüedad y tradición (fundada en 1589) es muy conocida por ser uno de los lugares que frecuentaba Hitler dando sus famosos discursos antes de hacerse con el control de Alemania. Además, podremos ver a personas que tienen sus mesas reservadas, e incluso guardan sus propias jarras en la misma cervecería (especialmente gente mayor, vestidos con sus trajes tradicionales).

Entrada a la archiconocida cervecería Hofbräuhaus (HB)...

... y un codillo típico bávaro (o Schäufele). ¡A comer!

Otros lugares de interés
Por supuesto que los lugares que os he mencionado anteriormente tan solo son los más conocidos y que se sitúan en el centro de Munich. Aparte de éstos, no podéis perderos los siguientes:

Jardín inglés (Englischer Garten)
Un impresionante parque de enormes dimensiones, en plena ciudad, donde podremos encontrar desde la famosa ola (donde numerosos muniqueses y gente de todo el mundo se reúne para hacer surf en esta ola artificial), algunos lagos y, por supuesto, un par de Biergartens donde descansar y tomar algo fresquito, especialmente recomendable en verano. Pasear por este parque es una auténtica maravilla, y nos permite estar en plena naturaleza en la misma ciudad.

Surferos en Munich, en una de las entradas del Jardín Inglés (Englischer Garten)...

... y el famoso Biergarten (jardín de la cerveza) de la Torre China (Chinesischer Turm), también en el Englischer Garten.

Olympiapark y museo BMW
Uno de los lugares más emblemáticos de Munich es su parque olímpico, donde se ubicó la villa olímpica de los Juegos que acogió la ciudad en el año 1972 (de infausto recuerdo por el asesinato de varios atletas israelíes por parte de terroristas palestinos, historia que podéis ver en la película de Steven Spielberg "Munich"). Se trata de un parque de grandes dimensiones, situado al noroeste del centro de la ciudad y algo alejado del mismo, pero que merece la pena visitar. Aparte de acoger numerosas ferias y eventos, tanto musicales como deportivos, por poner un ejemplo, merece también la pena acercarse a visitar el museo de BMW, una de las marcas más significativas de la región.

Museo BMW, cerca del Olympiapark.

Al fondo, torre en Olympiapark y feria al lado del Olympiahalle.

Allianz Arena
Y por supuesto, para los más futboleros, podréis visitar uno de los estadios más modernos de Europa, inaugurado para el Mundial de fútbol de 2006, que se disputó en Alemania. En él juega tanto el conocido Bayern de Munich como el Munich 1860 (que milita en la segunda división Alemana). El ambiente en un partido de fútbol aquí es muy bueno, y no excesivamente caro, pero conseguir entradas es casi imposible... Si tenéis la suerte de poder acudir, como fue mi caso, veréis el estadio iluminado de rojo. Bonito, ¿verdad?

Allianz Arena, iluminado de rojo en los días que el Bayern juega aquí.

Scholsspark Nyphemburg
También algo alejado del centro, pero que sin duda merece la pena si nuestra visita lo permite, se ubica este maravilloso palacio, al oeste de Munich. Se trata de un palacio barroco que fue utilizado como palacete de verano por los gobernante bávaros, y cuyo entorno, rodeado de jardines, fuentes y parques es de una increíble belleza. Si tenéis tiempo, ¡no dudéis en pasaros por aquí!

Una de las vistas del palacio de Nyphemburg.

Alrededores de Munich: lagos y mucho más
Munich es una ciudad que merece la pena visitar en cualquier época del año, pero sin duda en verano disponemos de numerosas actividades al aire libre de las que poder disfrutar. En especial os recomiendo visitar cualquiera de los lagos cercanos, donde nos podremos bañar sin problema, o incluso en el mismísimo río Isar, que atraviesa la ciudad pero es apto para el baño en muchos de sus tramos.

Río Isar visto desde uno de los puentes que cruza y conecta las dos zonas de la ciudad.
Por último, no puedo dejar de mencionar que hay otros muchos lugares y actividades que merecen la pena en la ciudad, y que os comentaré en posts futuros. Destacar en este aspecto la gran cantidad de actividades culturales que se organizan en la ciudad: museos, festivales y conciertos etc. Incluso, para los amantes de la historia, podremos visitar un campo de concentración en los alrededores, en Dachau.
Y no podía faltar la imagen de una carpa del Oktoberfest, del que os hablaré otro día.

Y hasta aquí nuestro viaje de hoy, espero que lo hayáis disfrutado y que a partir de ahora conozcáis un poco más la ciudad en la que, por circunstancias de la vida, vivimos ahora mismo (¡y en la que hay una cantidad enorme de españoles!).

Saludos viajeros, y ¡hasta el próximo viaje!

El viajero

14 comentarios:

  1. Yo solo conozco el aeropuerto de Múnich, pero por supuesto me encantaría visitar esta bonita ciudad.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias Viajero!! Si realmente Munich es una ciudad genial, con un montón de rincones geniales y zonas espectaculares... el Scholsspark Nyphemburg lo descubrí perdiendome y la verdad es que casi me alegro de haberme perdido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso post y preciosas fotos!! La verdad que München es una ciudad preciosa cargada de historia y de pequeños detalles, al vivir relativamente cerca he ido ya varias veces y las que me quedan porque no me canso de ir recomendado 100% a todo el que quiera visitarla.Besos

    ResponderEliminar
  4. Nola conozco pero con estas imágenes tan bonitas entran ganas de hacer la maleta ahora mismo
    Besos y gracias !

    ResponderEliminar
  5. Qué fotos más bonitas !!!
    Me gustaría conocerlo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Precioso reportaje, gracias por compartirlo!
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Me encantaría visitar esta ciudad y sus alrededores!

    ResponderEliminar
  8. Qué ciudad más bonita y que comida tan exquisita, como siempre el viajero enseñándonos lugares preciosos y originales, muchas gracias.

    Un besito fuerte

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches VIAJERO, yo he tenido la suerte de conocer esa bonita ciudad,en la mejor compañía y con tus post y maravillosas fotos, la recuerdo como si estuviera paseando por ella.
    Que gran idea hacer estos post viajeros en los que nos enseñas lugares tan bonitos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Nena es una pasada todo lo que nos enseñas, cuanto me gustaria ir ,la verdad es preciosa, eres afortunada de vivir en un sitio tan bonito, me ancanta que nos enseñes fotos, besos

    ResponderEliminar
  11. No la conozco y tengo muchas ganas de hacerlo!!! preciosas fotos aunque lo que menos me gusta es el codillo!!! supongo que en Alemania al igual que en Austria se cocina con mucha grasa y no me gusta, no es por salud, sino porque porque no me gustan las comidas con mucha grasa...


    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me llamo mucho la atención el carrillón cuando estuve, y la MarienPlatz preciosa. También pasé por la famosa cerveceria, visita obligada! saludos!

    ResponderEliminar
  13. ¡Preciosa ciudad! Algún día tengo que ir xD. Un besote

    ResponderEliminar
  14. Me encanta Munich, siempre que tenemos que ir al consulado aprovechamos para pasar el día allí, aunque el tráfico es un poco caótico, pero como en toda gran ciudad.

    ResponderEliminar

Diseño por Lovestyle Comunicacion Copyright © 2015 Beauty Blog by Susana